No todos estaban esperando emocionadamente esta nueva “Ghostbusters”, que Sony Pictures estrenó en julio.

En teoría, una nueva película de “Ghostbusters” sonaba a que sería un éxito seguro. Una generación después de que Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis y Ernie Hudson defendieron a la Ciudad de Nueva York de los terrores paranormales y de un supergigante hombre de malvavisco en la comedia taquillera de Ivan Reitman, de 1984 (a las que les siguió una secuela en 1989) y tras años de fallidos intentos por hacer seguimientos y reinicios, parecía que ya era tiempo de que un nuevo grupo de actores manejara las mochilas de protones y el ectomóvil.

¿Quién mejor para enfrentarse al desafío que Kristen Wiig de “Bridesmaids” y su coestrella con una nominación para un premio de la Academia, Melissa McCarthy, hicieron equipo con Leslie Jones y Kate McKinnon de “Saturday Night Live”? Luego hay que agregar al director Paul Feig, quien ha trabajado con McCarthy (en “Bridesmaids”, “The Heat” y “Spy”) y ha peleada para que haya mayor representación femenina en Hollywood?

Sin embargo, no todos estaban esperando emocionadamente esta nueva “Ghostbusters”, que Sony Pictures estrenará el 15 de julio. Casi desde el momento en el que se anunció a sus destacadas mujeres en enero del 2015, ha sido objeto de intensas críticas de un subconjunto de potenciales cinéfilos que, aun cuando no han visto la película, dicen que no debieron haber hecho una nueva versión y que su principal elenco femenino es una concesión a lo políticamente correcto.

Los estudios hacen películas para ganar dinero y los cineastas tratan de hacer algo que entretenga al espectador mientras tratan de ganar dinero para el estudio. –Melissa McCarthy

Si bien algunas de las estrellas de “Ghostbusters” han repelido a los detractores sexistas y las quejas de “¡Me están arruinando mi infancia!”, en los medios sociales; otras, se han abstenido de intervenir. Sin embargo, en junio, McCarthy, Wiig, Jones, McKinnon y Feig se reunieron en el hotel Roosevelt en Hollywood para hablar sobre la producción y la discusión, oportuna aunque vehemente, que iniciaron inesperadamente. En tanto grupo, las actrices y su director fueron, por momentos, un quinteto bobo que se reían con nerviosismo, ocurrente e improvisando sobre los chistes unos de otros, y profundamente conscientes de lo que realmente dice el debate alrededor de “Ghostbusters” sobre las opiniones de las personas en cuanto al género, dentro y fuera de la pantalla.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.