La nueva generación ha cambiado los animales de felpa por los smartphones.

El 68% de los adolescentes señala que mantienen sus dispositivos móviles al alcance de la mano toda la noche, según una encuesta realizada por la organización sin fines de lucro Common Sense Media. El estudio señala que casi un tercio (29%) de los adolescentes duermen con teléfonos inteligentes, celulares o tabletas en sus camas.

Los padres, por su parte, también tiene una relación cercana con sus dispositivos móviles durante la noche. El 74% de ellos dijo que mantenían sus celulares al alcance durante la noche. No obstante, solo el 12% de los padres dijeron que los mantenían en la cama con ellos.

Los hallazgos muestran que los adolescentes y los padres tienen “una relación intensa con sus teléfonos por la noche”, dijo Michael Robb, autor del informe y director principal de investigación de Common Sense.

Según la encuesta, alrededor del 61% de los padres revisan su teléfono media hora antes de quedarse dormidos. Asimismo, el 70% de los adolescentes dijo hacer lo mismo.

La percepción sobre la adicción

La encuesta también mostró que las opiniones sobre el uso de dispositivos móviles han cambiado. En particular, el 52% de los padres dijeron que sienten que pasan demasiado tiempo en sus dispositivos móviles, un aumento de 23 puntos porcentuales en comparación con la misma encuesta de 2016.

Un cambio opuesto ocurrió con los adolescentes encuestados. Mientras que el 61% dijo que sentía que pasaba demasiado tiempo en dispositivos móviles en 2016, ese porcentaje se redujo a 39% de los adolescentes en la encuesta más reciente.

Los adolescentes y sus padres también están cambiando cuando se trata de quién se siente “adicto” a los dispositivos móviles. En 2016, la mitad de los adolescentes dijeron que se sentían adictos a un dispositivo, mientras que solo el 27% de los padres dijeron que se sentían adictos. En 2019, el 39% de los adolescentes dijeron que se sentían adictos, mientras que entre los padres la proporción aumentó al 45%.

Electos negativos

Los investigadores han manifestado su preocupación por esta tendencia, en vista de otros estudios que han conectado el uso de dispositivos móviles antes de acostarse con un sueño deficiente. Una revisión de 20 estudios, por ejemplo, encontró que el acceso y el uso de dispositivos móviles a la hora de acostarse se asociaron con la “calidad de sueño inadecuada” y la “cantidad de sueño deficiente”, así como la “somnolencia excesiva” durante el día.

“Sabemos que la falta de sueño conduce a una serie de problemas negativos de salud mental y física, como la obesidad, el bajo rendimiento académico, el bajo rendimiento cognitivo o simplemente la somnolencia diurna”, dijo Robb. “Si experimenta falta de sueño, podría encontrar estos otros resultados“.

Además de eso, el estudio encontró que las notificaciones a menudo interrumpen el sueño durante la noche. Un poco más de un tercio (36%) de los adolescentes miran sus teléfonos en la mitad de la noche para verificar “algo que no sea la hora”. Alrededor del 26 por ciento de los padres también informaron esto, según la encuesta.

La encuesta, titulada “The New Normal: Parents, Teens, Screens y Sleep en los Estados Unidos”, es la segunda fase de la investigación en curso de Common Sense Media, con sede en San Francisco, sobre el uso de dispositivos móviles y cómo la tecnología afecta las relaciones familiares.

Las entrevistas para la encuesta se realizaron por teléfono (43% de las respuestas) y en línea (el 57% restante).

*Con información de Silicon Valley

Lea ahora

Evita esta tendencia psicológica que ponen en riesgo cualquier negocio

Oficinas en medio de la calle son la última tendencia en San Francisco

Ni digital, ni tradicional, el 73% de los consumidores son multicanal

Deja tu comentario
[]).push({});

Artículos Relacionados