Silvia se encuentra al frente de Solución Web, una compañía que inició hace 20 años, y que ella vio nacer. Aunque se separó de la empresa y 4 años después regresó, esto fue para bien, ya que logró obtener participación de la empresa y ser la directora ejecutiva.

Es mamá de dos pequeños, y entre tantos asuntos y tareas pendientes encontramos un espacio para platicar acerca del pesado rol de madre combinado con los negocios.

¿Cómo mantiene sus prioridades y logra llevar ambos roles como mujer de negocios y mamá?

Tengo muy claras mis prioridades, primero Dios, luego familia y después trabajo. Nunca he estado dispuesta a sacrificar ninguna de estas tres, ni a hacer nada que las afecte; sin embargo, llegué a la conclusión que puede haber un balance y permitirme realizarme como empresaria.

¿Cómo se puede dedicar calidad de tiempo a la familia?

Aprovechando cada minuto que estamos juntos, esto significa que si estoy con mi familia, no voy a estar con la computadora ni con el teléfono en la mano, porque a la larga ni hago una, ni hago otra. Así que me enfoco al 100% en lo que estoy, y hago el mejor almuerzo, la mejor cena, y no me refiero a la comida en sí, sino a una buena conversación, a reír, a preguntarle a mis hijos que hicieron, que aprendieron, etc. Para mí conversar con mi familia es super importante, y eso es calidad de tiempo en familia. Hay gente que dice, yo paso con mis hijos 8 horas al día, pero de esas 8 horas, 7 la pasan viendo su teléfono o viendo televisión. Considero que esas dosis de tiempo es mucho mejor que pasar todo el día a medias.

¿Cómo repercute esto en los hijos, ya que al ser pequeños demandan más tiempo y atención?

Los hijos son más inteligentes, uno con los años se va arruinando. Mis hijos son super listos y entienden que su mamá tiene compromisos de empresa, pero que también se entrega por completo a los compromisos de ellos, por ejemplo cuando hay actividades fuera del colegio. He tratado siempre de enseñarles a ser ordenados y mantener rutinas específicas; incluso ellos se interesan de mis asuntos, porque saben que ambas partes son importantes.

Pareciera que a una mujer le abunda más el tiempo, ¿es así?

Sin entrar en conflicto, me animo a decir que las mujeres tenemos una ventaja sobre los hombres, y es que somos multitasking, podemos hacer varias cosas al mismo tiempo, creo que eso es naturaleza de género, no es cuestión de rivalidad.

Como mujeres, traemos ese instinto materno, de protección y de cuidado de los hijos, creo que agregar una tarea adicional como el trabajo, tampoco es cosa de otro mundo. Creo que las mujeres somos más eficientes en ese sentido, porque somos muy conscientes del tiempo. Mi abuelita decía: “Si querés pedir un favor, pedíselo a alguien muy ocupado”. El desocupado nunca va encontrar tiempo para hacerlo.

En mi caso, desde las siete de la mañana estoy enfocada en reuniones y asuntos de casa y de trabajo; aunque debo confesar que si he descuidado algo es la parte de amistades, mis amigos me reclaman mucho que no nos vemos o que no puedo salir mucho, pero es algo que ya empecé a corregir.

¿Hay momento para el ocio?

Siempre hay espacio para el ocio, hay veces que llego muy cansada a mi casa, y nos ponemos a ver una película, y algo que sí defiendo a capa y espada son los fines de semana, aprovechamos para hacer ejercicio, para ir al supermercado y todo lo hacemos como en plan divertido para que sea un tiempo ameno y relajado.

¿Cómo se puede obtener éxito familiar y laboral al mismo tiempo?

Hay que definir qué es éxito, porque para unos es una cosa y para otros, otra, sin embargo creo que se deben armar equipos para que el trabajo fluya, uno solo no puede hacer todas las cosas; allí creo que es donde muchos se quedan trabados, porque quieren hacer de todo y al final no logran nada y se queman, y luego en la casa les pasa lo mismo. Debemos encontrar el mejor equipo para que cuando uno no esté, las cosas funcionen de igual forma; a esas personas que son super aficionadas al trabajo o los que se conocen  como “workaholic”. Les puedo decir que sí se puede tener ambas cosas; una empresa y una familia exitosa, solo es cuestión de enfoque y prioridades.

Deja tu comentario
[]).push({});

Artículos Relacionados