El enrutador doméstico wifi tiene un poder oculto: también es un operador de servicio de telefonía celular. De hecho, la mayoría del tráfico móvil de datos viaja a través de redes más reducidas, como los direccionadores de wifi y no por esas enormes torres afuera.

Las compañías de internet Google y Bandwidth.com han convertido ese hecho poco conocido en una oportunidad de negocio. Sus servicios de telefonía móvil dependen de redes celulares que contratan con operadores tradicionales, pero si una red wifi tiene una mejor conexión, ellas cambian las llamadas telefónicas y los datos a wifi.

El servicio telefónico de Bandwidth, denominado Republic Wireless, ofrece toda una gama de planes que incluyen uno de USD25 mensuales por minutos y mensajes ilimitados y un gigabyte de datos celulares. El de Google, Project Fi, cuesta por lo menos USD30 el mes por el mismo paquete y se le reembolsa la cantidad por los datos celulares que no utilice.

Project Fi y Republic Wireless tienen muchas cosas en común, aunque hay diferencias. Ambos servicios funcionan solo con teléfonos que corren el sistema Android de Google. En Estados Unidos, ambos dependen, principalmente, de las redes de cobertura celular de Sprint y T-Mobile. Sin embargo, los planes de Project Fi también incluyen la cobertura celular de U.S. Cellular, un operador más pequeño, así como de redes extranjeras en más de 120 países.

Las tecnologías de ambos servicios funcionan sin ningún problema; si se inicia una llamada a través de la conexión wifi y usted sale de su cobertura, por ejemplo, se le pasa a una torre celular cercana.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.