Pasar tiempo precioso de las vacaciones en un reino fabricado, inclinado a llevar la trama fantástica a la vida por medio del entretenimiento incesante, se siente como una pérdida de tiempo.

Para mí, los momentos para la enseñanza y los viajes van de la mano. Así es que las vacaciones de nuestra familia están diseñadas para incorporar elementos de enriquecimiento: la exposición a una cultura extranjera, el roce con la historia, la interacción con la naturaleza. Seguro, Disney es divertido. Sin embargo, los recesos de la escuela son pocos y deben manejarse con sumo cuidado.

Por: Amy Tara Koch

Pasar tiempo precioso de las vacaciones en un reino fabricado, inclinado a llevar la trama fantástica a la vida por medio del entretenimiento incesante, se siente como una pérdida de tiempo. Y está el elemento financiero. Disney es caro. Entre aviones, alimentos, hotel, recuerdos y pases para cuatro días para el Reino Mágico, Epcot, el Reino Animal, los Estudios de Hollywood y los parques acuáticos, una familia de cuatro (con dos niños menores de 10 años) fácilmente se puede gastar 5,000 dólares. El paquete todo incluido que armé salió en USD4 271 con pases para los parques y un plan de cenas que incluía experiencias con personajes populares y otras ventajas, en una habitación en un hotel de precio moderado, en el Disney Resort.

“Nunca he entendido el bombo y platillo por Disney World.”

Con eso en mente, hay vacaciones alternas en las que hay dosis considerables de diversión, todas están basadas en un presupuesto similar al de una estancia de cuatro noches en Disney World.

Playa Virginia

Hay vacaciones de pants elegantes en la playa. Y las hay para tirarse en la arena, en las que un encanto fácil de la época de “Leave It to Beaver” o la perfecta familia estadounidense es la principal atracción. La playa Virginia es ésta última y su falta de magnificencia es precisamente lo que a mi me encanta. Los hoteles que dan a la playa son asequibles. El entretenimiento se encuentra en 4.8 kilómetros de malecón donde hay artistas callejeros, vendedores de raspados y caramelos masticables, y un pequeño parque de diversiones.

¿Otras actividades? Ifly es una experiencia de paracaidismo bajo techo, en la que se simulan las condiciones para una caída libre por medio de un túnel de viento. La tirolesa entre los árboles del “parque forestal aéreo” del Acuario de Virginia es otra.

Lago Geneva en Wisconsin

Si el Medio Oeste de Estados Unidos tuviera una versión de los Hamptons, sería el centro vacacional costero de la ciudad de Lago Geneva. No se ve a ninguna celebridad. Sin embargo, sí se garantizan las tardes bañadas por el sol, mientras se holgazanea en el agua. Otra atracción es comerse con la mirada las haciendas. Durante más de un siglo, los ricos y famosos (Wrigley, Schwinn, Maytag, Rockefeller y Sears) han vacacionado en Lake Geneva.

Los turistas pueden acercarse ridículamente a estas mansiones con solo hacer senderismo o andar en bicicleta por el lago.

Londres

Es un arte no dilapidar el fondo para la universidad de su hijo cuando se visita Londres. El paso número uno es encontrar un hotel amigable con el presupuesto, que se localice cerca de las principales atracciones y de una estación del metro. El Marriott Kensington cumple con los requisitos. (El paquete Tiempo de Familia, que incluye desayuno, cuesta 245 libras por una habitación en la que caben cuatro personas cómodamente.)

La Colección Wallace es, de hecho, igualmente genial debido a su atractivo por “Game of Thrones”. Se exhiben obras de arte en una asombrosa mansión victoriana. En la planta baja hay un escudo de armas de guerra y una armadura, más una reproducción de un conjunto de cota de malla que se pueden probar los niños.

Si sus hijos son acérrimos entusiastas de Harry Potter, tome la visita guiada al estudio Warner Bros. A diferencia de un parque temático, éste proporciona interacción con la utilería real, los platós (piense en el Callejón Diagon y en la oficina de Dumbledore) y vestuario de las películas de Harry Potter. Incluso, hasta se participa en un partido de “guidditch”, aunque solo sea en una pantalla verde. Se requiere dedicarle tiempo. El estudio queda cerca de Watford, como a una hora de Londres por tren.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.