Netflix, la empresa que Blockbuster rechazó, terminó de sacarlo del mercado

Si no hubiese sido porque Reed Hastings tuvo que pagar una multa de USD 40 por devolver una película en Blockbuster cuando ya había pasado el tiempo de entrega, no existiría Netflix. Hastings es su fundador, desde 1997 Netflix ha sido una compañía que se especializa en brindar contenido de entretenimiento multimedia a través de video por streaming.

Esta multa fue suficiente para que Hastings pensara en diseñar un servicio en el que, a través de suscripciones lograra proveer material audiovisual en DVD (series y películas en su mayoría); lo que nunca se imaginó fue que la idea que estaba desarrollando sería capaz de competir y hasta de hacer tambalear a la gran industria de la televisión.

Gran parte del éxito y la aceptación de Netflix se deben a su fundador, Hastings, quien además de ser profesor de matemática y ser ingeniero informático en la universidad de Stanfor y obtener un postgrado en inteligencia artificial, fundó su primera empresa en 1991, para posteriormente venderla y así fundar una empresa de alquiler de películas las cuales hacía llegar a través de correo, —en ese entonces la distribución de películas no tenía el alcance que ha logrado ahora—, ese era un mercado que Blockbuster tenía ganado y que se dio el lujo a disfrutar solo al rechazar la propuesta de Reed Hastings de unirse y reinventar dicho mercado, sin imaginar lo que pasaría años más tarde. Justo en el 2007 la llegada de la Internet termina de hacer de Netflix todo un éxito, logrando así que el servicio pudiese expandirse a miles de personas.

Netflix ha dejado a Reed Hastings un patrimonio de más de USD 1.53 billones

La globalización de la Internet contribuyó al rotundo éxito de Netflix; era algo que ya se había percibido, y en febrero de 2007 entregó su DVD número mil millones; dos años después, Netflix estaba ofreciendo más de 100.000 títulos en DVD y contaba con más de 10 millones de suscriptores. Así, el número de suscriptores fue aumento cada vez más. Para el 2011, –cuando tener acceso a las redes de internet se hacía cada vez más fácil– la compañía de Hastings acumulaba 23 millones de suscriptores solamente en los Estados Unidos, sin contar más de 26 millones de suscriptores en todo el mundo. El crecimiento acelerado de Netflix se debe al encanto que ha dejado en sus usuarios al hacerlos dueños de su propia programación; cada usuario pude ver lo que quiera, cuando quiera, las veces que quiera en casi todas las pantallas que tengan una conexión de internet.

Actualmente Netflix se encuentra disponible para todas las plataformas digitales. Foto: Cortesía Netflix.

Hastings sabía que si quería hacer de su negocio un éxito debía estar dispuesto  a afrontar los cambios y aprovecharlos –como en su momento lo fue el de la internet–, ayudó a que su empresa lograra diversificarse y ser lo que hoy conocemos, aunque en sus inicios la distribución de las películas y series solamente se enviaba por correo postal, –este servicio aún se encuentra disponible, pero solo en los Estados Unidos– hoy en día más de 190 países pueden disfrutar del diverso catálogo de películas y series que Netflix ofrece y hasta produce, ya que ellos mismos han formado parte de la producción de muchas de las mismas. Tan solo en el 2015, la «televisión por internet» produjo 42.500 horas de televisión con contenidos propios, los cuales fueron transmitidos exclusivamente a todos los suscriptores alrededor del mundo.

Actualmente, Netflix es la principal red de televisión por internet en el mundo; este año, más de 83 millones de personas tienen disponibilidad de ver más de 125 millones de horas de programación; películas y series originales de Netflix  (para todas las edades) además de ofrecer documentales.

Con la visualización de las películas vía streaming, el impacto fue mayor y, durante el primer trimestre del 2015 se registraron más de 60 millones de suscriptores a nivel mundial, pero, un año después, la cifra aumentó a 81.5 millones de usuarios.

En el 2016, más de 83 millones de personas tenían disponibilidad de ver más de 125 millones de horas de programación; películas y series originales de Netflix

La idea que nació un día gracias a un disgusto, hoy se ve reflejada en más de 190 países; nadie quiere dejar de disfrutar la red de televisión por internet, una idea que ha revolucionado y ha hecho temblar a una gran industria como lo es el de la televisión tradicional.

Hastings ha logrado atraer a grandes empresas para brindar a sus suscriptores contenido exclusivo y de gran calidad; ha trabajado al lado de DreamWorks para la transmisión de todo tipo de contenido; desde películas que ya han pasado de estreno, hasta nuevas producciones que la compañía ha trabajado exclusivamente para Netflix.

El éxito de Netflix le ha dejado a Reed Hastings un patrimonio de USD 1.53 billones, según se calculaba en el 2015.

Hastings asegura que la televisión por internet será la nueva metodología que hará revolucionar la industria televisiva, incluso, apunta a que esta sea una de las maneras en las que se pueda luchar contra la piratería.

Parte de las oficias centrales de Netflix en Los Gatos, California. Foto: Cortesía Netflix

La innovación es uno de los principales pilares en Netflix, no solo por lo que se puede apreciar en su plataforma, sino también por la cultura interna que han desarrollado, una cultura en la que las reglas rígidas no forman parte de la organización, por el contrario; los empleados tienen libertad pero con responsabilidad, esto con el fin de despertar la curiosidad, creatividad e innovación en cada uno de ellos, ya que estos son algunos de los principales motores de Netflix.

Por su parte, Reed Hastings, es un filántropo que ha centrado su interés en la educación, forma parte de varias importantes organizaciones educativas; Pahara, Hispanic Foundation of Silicon Valley… Además su influencia le ha dado la oportunidad de pertenecer a la junta directiva de Facebook, y en su momento, también formó parte de la junta directiva de Microsoft.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.