La app Musical.ly no solo ha encontrado a la audiencia adolescente codiciada; quizá haya ido más abajo.

En el mundo de las empresas emergentes, pocas cifras tienen más importancia que las del conjunto de los adolescentes. Los adolescentes ven el futuro, establecen tendencias y gastan dinero, u obligan a sus padres a gastarlo en ellos. Su comportamiento se ha convertido en una obsesión para los emprendedores.

Por: John Herrman

Esto parecía ser un buen augurio para Musical.ly, una aplicación que es joven en todos los sentidos de la palabra. La compañía, con sede en Shanghái y fundada en 2014, afirma tener más de 100 millones de usuarios, la mayoría de los cuales, dice la empresa, están en la categoría de entre 13 y 20 años de edad. En agosto, la compañía se unió a MTV para una promoción vinculada con los Video Music Awards.

Lo que es sorprendente sobre la aplicación, sin embargo, es cuántos de sus usuarios parecen ser mucho más jóvenes que eso. Musical.ly no solo ha encontrado a la audiencia adolescente codiciada; quizá haya ido más abajo. Y esto apunta a una creciente tensión entre los usuarios más jóvenes, las compañías de tecnología y las normas y leyes que los regulan a ambos.

La aplicación alienta a una audiencia juvenil en formas sutiles y obvias. Permite a los usuarios crear videos cortos en los cuales pueden hacer playback, bailar o tontear con canciones populares, escenas cinematográficas y otras fuentes de audio, y luego publicar los videos en un tablero tipo Instagram.

La aplicación no pregunta o muestra la edad de sus usuarios, pero algunos de los mejor calificados, cuyas publicaciones rutinariamente reúnen millones de likes, llamados corazones, parecen estar en la escuela primaria por sus videos y fotos de perfil. Hasta hace poco, la aplicación tenía una función que sugería a los usuarios seguirla con base en su ubicación. En Nueva York, esa función reveló una lista compuesta en gran medida no solo de adolescentes, sino de niños.

Esta es, sin duda, la red social más joven que hayamos visto jamás”, dijo Gary Vaynerchuk, director ejecutivo de VaynerMedia, una agencia publicitaria que se enfoca en redes sociales. Vaynerchuk, que ha ayudado a clientes a producir campañas para la plataforma, dijo que primero detectó la aplicación en las gráficas de la iTunes App Store, y a través de los videos de Musical.ly reproducidos en otros servicios como Instagram.

Yo diría que Snapchat e Instagram, se dirigieron a usuarios un poco jóvenes”, dijo. Pero con Musical.ly, “estamos hablando de primero, segundo, tercer grado”.

Como la mayoría de las redes sociales que operan en Estados Unidos, Musical.ly dice en sus condiciones de servicio que prohíbe usuarios menores de 13 años. Pero la aplicación no pide información de edad sobre sus usuarios, una convención a menudo usada por las redes que, al menos de manera anecdótica, son ampliamente usadas por niños. (Aquellas redes que preguntan la edad, como Facebook, tienden a confiar en la palabra del usuario.)

Alex Hofmann, presidente de Musical.ly, dijo que la compañía trata de estar consciente de su popularidad entre los usuarios más jóvenes.

“Una de las diferencias con otras aplicaciones”, dijo, “es que no solo hablamos con los ‘musers’” _ el término de la compañía para los usuarios _, “hablamos con los padres”.

Él mantiene una relación cercana con una red de algunas docenas de usuarios principales, y algunas de sus familias, y frecuentemente pide retroalimentación de ambos respecto de todo, desde la seguridad del usuario hasta nuevas funciones. (La página de apoyo de la compañía contiene toda una sección dirigida a los padres; una que señala que la aplicación está “dirigida solo a los mayores de 13 años”.)

Finalmente, dijo Hofmann, espera que la aplicación diversifique su audiencia.

“Realmente nos vemos como una red social real y como una red para diferentes grupos de edad”, dijo.

Por ahora, la compañía tendrá que lidiar con una situación peculiar aunque ampliamente envidiada: capitalizar su evidente popularidad entre un público que no puede reconocer por completo, bajo la mirada cautelosa pero cada vez más cómplice de los padres.

“Hace un año, básicamente no había nadie menor a 40 años en Snapchat”, dijo Vaynerchuk. “Si Musical.ly puede sostenerse, sus usuarios crecerán”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.