Los ingresos o dinero cuesta muchísimo generarlos, como para verlos trasladarse tranquila y fácilmente de nuestras manos a las manos de nuestros acreedores

En reiteradas ocasiones, se me ha preguntado si está bien endeudarse para iniciar un proyecto de emprendimiento, es decir, iniciar un negocio; y si yo estoy de acuerdo en recurrir al crédito ya sea para adquirir algo apreciable o depreciable.

Por: Dr. Eduardo Palacios

Me gustaría responder con un enfoque general acerca del endeudamiento por usar el crédito, en contraposición a manejarnos al contado.

Mi posición en el asunto del crédito se centra en el posterior pago de lo adeudado, el cual va acompañado de pagos de intereses, para lo cual utilizaremos ingresos o dinero generado por nuestro esfuerzo de trabajo, que también involucra el riesgo asumido al emprender un negocio o actividad productiva; ingresos o dinero que cuesta muchísimo generarlos, como para verlos trasladarse tranquila y fácilmente de nuestras manos a las manos de nuestros acreedores.

Una vez, en un país sudamericano, un empresario me reclamó que por qué yo no estaba de acuerdo con el crédito, si él se movía con créditos otorgados por los bancos para producir en su fábrica. Yo le dije, que no me oponía al crédito de trabajo en sí, pero que todo era cuestión de números y de buena administración financiera, y le hice esta pregunta: ¿Cuánto te cobra de interés el banco y cuánto tú le ganas a ese crédito? Él me respondió que el banco le cobraba un 15 por ciento de intereses por el préstamo otorgado, pero que él obtenía una ganancia del 35 por ciento.

Si se utiliza el crédito, la deuda generada debemos atacarla sin tregua, hasta terminar con ella lo más pronto que podamos

Luego le hice esta otra pregunta: ¿Si obtienes una ganancia del 35 por ciento y al banco le das un 15, entonces a ti realmente solo te queda un 20 por ciento neto; no te gustaría quedarte con el 35 por ciento completo y no solo con un 20 por darle 15 al banco? El me respondió que desde luego prefería 35 por ciento y no solo 20 de ganancia real, a lo cual le indiqué que si bien no me oponía del todo al crédito para tener capital de trabajo, la deuda habría que pagarla lo más pronto que se lo permitieran sus ingresos, para ya no mandar nada a las manos del banco sino quedarse con todo el dinero para sí mismo.

Yo creo firmemente, que si se utiliza el crédito, la deuda generada debemos atacarla sin tregua, hasta terminar con ella lo más pronto que podamos. Esto será especialmente sabio haberlo hecho, pues siempre vendrán tiempos de ventas bajas o de vacas flacas, en donde estar libres de ellas será un gran alivio, pues no tendremos que ocuparnos del pago que nos comprometimos con algún acreedor.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.