Drew Barrymore se oscurece en pantalla pero mantiene ligero su maquillaje

Por: Bee Shapiro

Drew Barrymore, de 41 años de edad, ha sido una estrella cinematográfica toda su vida. Pero, en estos días, también está desempeñando otros papeles, incluso dirigir una línea de maquillaje llamada Flower y un vino del mismo nombre con Carmel Road. Y ahora está tratando de hacer algo nuevo, interpretando a una zombi en la comedia negra de Netflix «Santa Clarita Diet». Cuando no está comiendo carne humana en la pantalla, probablemente está en busca del hallazgo de belleza más reciente en la vida real. Desde su «eliminación de percebes» anual hasta su trastorno obsesivo compulsivo relacionado con el color del cabello, Barrymore está en todo.

 

Cuidado de la piel

Soy una compulsiva del lavado de la cara. Para mí, es tres veces al día, mañana, mediodía y noche. Me gusta que mis limpiadores sean suaves. Si estoy fuera, tomo un Cetaphil. O uso uno de Christine Chin. Luego debo aplicarme un tonificador, no importa cuál. De otro modo, me salen erupciones. Tengo el gel de limpieza de acné de Clinique o, de nuevo, uso uno de Christine Chin. Usaría Sea Breeze. No importa. Simplemente debo tonificar mi piel.

Conforme uno envejece, aparece el paño; se tienen hijos, hay daño solar. Me gusta adicionar mi humectante con un suero abrillantador de Christine Chin. Estoy obsesionada con su línea. Es lo único en lo que derrocho. No tengo tiempo para ir a faciales, así que no la he visto en años, pero cada dos meses, compro los productos.

Drew Barrymore, exitosa actriz de cine que ahora incursiona en el mundo del maquillaje

Me gusta la crema de ojos de Kate Somerville para las ojeras.

Luego definitivamente humecto mi piel. El mayor elemento que ha cambiado el juego es, sin duda, el cuidado de belleza al estilo coreano. Se consigue toda esta humectación asombrosa sin la grasa. He usado productos realmente caros y productos realmente baratos, y la mayoría de los humectantes me sacan granos. Las mascarillas coreanas han cambiado mi vida. La que más me encanta en JayJun Baby Pure Shining Mask. Cuando me la quito, me veo como si acabara de salir de una cita con la cosmetóloga.

Todos los (protectores solares) SPF me producen erupciones en la piel. Solo hay dos que he descubierto que no: el nuevo La Roche-Posay —se llama Clear Skin Dry Touch— y un SPF con talco de Colorescience. A veces uso el Dry Touch con el talco encima.

 

Maquillaje

Yo diría que 90 por ciento de mi vida, no uso nada de maquillaje. Pero casi nunca salgo de casa sin mi Skincognito Stick Foundation de Flower, porque cubre lo azul, rojo, marrón, morado. Y no puedo vivir sin Aquaphor en mis labios. Estoy convencida de que me he vuelto una adicta. Simplemente necesito más, más y más.

Habitualmente elijo un color de labios y me quedo con él todo el mes. En este momento, estoy obsesionada con Sand Bar de Flower; es un color mate que viene en un tubo exprimible. Me pinto labios y mejillas, y luego lo que tenga en los dedos simplemente lo pongo en mis párpados. Le da a los ojos una sensación de atardecer, un tono rosado.

O pudiera usar una de las paletas de sombras para ojos de Flower. Realmente me gusta el berenjena, porque hace que mis ojos se vean más verdes. También me gusta llevar lo que tenga en el párpado hacia la línea inferior para que parezca que hay una cohesión circular. Constantemente arruino mis cejas. No soy buena con el lápiz, siempre exagero. Me veo como Spock. Así que uso nuestro Brow Master, que viene con una varita de rímel. Es fácil de usar.

Habitualmente soy demasiado floja para el rímel. Pero nuestra máscara de pestañas Zoom-In es una de mis favoritas porque es realmente densa. Les llamo pestañas de alfombra, como en un verdadero tapete de flecos. El nombre nunca tuvo éxito realmente.

Flower, el maquillaje que Drew Barrymore dirige mientras está fuera de la pantalla grande. / Foto: The New York Times.

Cabello

Trabajo con Tracey Cunningham en mi color, y lo he hecho durante veintitantos años. Tengo un trastorno obsesivo compulsivo con mi cabello, y ella me aguanta. Soy la más feliz con un degradado ligero. Me gusta la base oscura y luego la cantidad perfecta de luces y reflejos oscuros. Le llamamos cabello de playa infantil. Se ve muy playero, fácil y sin esfuerzo, pero literalmente requiere un trabajo mecha por mecha. Tracey tiene la paciencia de un dios.

Mi tratamiento favorito es el de manteca de karité de J.F. Lazartigue. Me lo aplico, trenzo mi cabello y me voy a dormir, despierto y en cierto momento tomo una ducha. Devuelve por completo la elasticidad al folículo. También me gusta Kérastase. Es una marca asombrosa que se puede encontrar en cualquier parte. Y acabo de comprar el acondicionador Philip B Oud Royal. Se ve como pintura dorada que sale del tubo.

Para el champú, me encanta Living Proof Restore. Ese es el único que me funciona. Las otras fórmulas y yo no nos llevamos bien.

 

Fragancia

Soy una hippie sucia. Me encanta el pachuli; simplemente lo amo. Denme Venice Beach. 1982. También me encanta la madera de cedro. Me encantan los toques a madera: sándalo, Nag Champa.

 

Dieta y ejercicio

Voy a AKT. Mi entrenadora es Becky. Tenemos un mantra: “¡Hagamos todo!” Ella básicamente solo me guía por el circuito durante una hora hasta que siento que voy a morir. Nunca he sido la principal experta del mundo en acondicionamiento físico, pero ahora que soy mamá y tengo más de 40 años, ejercitarme me ayuda a mantener la cordura. Después de los dos bebés, y todas esas fluctuaciones de peso, realmente me deprimí por un tiempo. De pronto, sentí que no podía cargar con el peso.

California se enfoca en la dieta. Todo es limpio y natural. He pasado apuros en Manhattan. Desde que se inventó Postmates, realmente he pasado apuros. Es como una droga. Desearía tener el equivalente de un alcoholímetro, en el cual si pesara cierta cantidad podría hacer un pedido en Postmates y, si no, entonces no puedo pedir nada. Postmates definitivamente ha saboteado mi vida.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.