Desde el garage de su casa –como empezaron muchas grandes empresas en Estados Unidos–, este hombre logró llamar la atención de las grandes tiendas retail en 1995. Todos aseguraban que no pasaría los diez años en el 2005. Hoy en día es el hombre más rico del mundo, y su empresa «Amazon» parece  intocable.

Por: Redacción Revista Win

Jeffrey Preston Bezos, o Jeff Bezos como es mundialmente conocido, actualmente es el hombre más rico del mundo. Su fortuna proviene de un negocio que decide emprender al entender hacia dónde irían los nuevos mercados. Mientras la mayoría de empresas se enfocaban en cómo desarrollar sus negocios en el presente, Bezos se enfocaba en el futuro y decidía apostar todo en aquello que muy pocos se arriesgarían a apostar: el comercio en línea.

Bezos fue un estudiante de la Universidad de Princeton, allí se graduó en 1986 de la carrera de Ingeniería Eléctrica e Informática. La carrera de ingeniería le llevó a trabajar en diversas empresas acordes a su profesión; pero, no fue sino hasta 1994 que Jeff decide emprender su propio camino y fundar una librería; pero no una librería tradicional de las que se encuentran en locales, no, sino una librería en línea llamada cadabra.com, la cual se dio a conocer oficialmente en  julio de 1995,  tras la venta de su primer libro. El capital inicial de cadabra.com fue de USD 300 000, todos los ahorros de sus padres. Bezos decidió apostar todo por tener un comercio en línea, porque tenía su enfoque puesto en lo que podría funcionar en el futuro; él logró identificar lo que muy pocos percibieron, que era aprovechar la revolución que la Internet causaría años más tarde.

«En 1995 recaudé un millón de dólares por parte de 22 inversores que aportaron USD 20 000 cada uno. Pero algo sorprendente es que todos me preguntaban ¿qué es Internet? ¡Eso solo hace 21 años atrás! El cambio ha sido extraordinario. Ninguna otra tecnología se ha desarrollado tan rápido y globalmente como Internet. Probablemente sea inédito en la historia de nuestra civilización.» comenta Bezos.

Tiempo después, cuando la empresa emergente de Bezos empezaba a tomar mayor relevancia, realiza un cambio importante y decide renombrar la empresa y llamarla como todos la conocemos ahora: Amazon. Con ello, la empresa empezaba a dar muestras de grandeza, su catálogo empezaba a hacerse cada vez más grande, ofreciendo más de 200 000 títulos.

Anteriormente todos los buscadores mostraban las páginas web por orden alfabético, se cree que esta fue una de las causas por las que Bezos decidió cambiar  el nombre de su empresa, ya que, con este lograría aparecer en las primeras posiciones de los buscadores, eso, sumado a lo novedoso que era en ese entonces esta forma de comercio. Logró hacer que Amazon registrara más de 2000 visitas diarias, y para el siguiente año, no registraba menos de 50 000 visitas al día. El negocio de Bezos solo tardó un par de años en ser un éxito, ya que en 1997 Amazon ya era conocido en todo el mundo, compitiendo así con las pocas empresas en línea que existían en aquella época.

Jeff Bezos con el cliente No. 1,000,000. / Fotografía: Revista Win – Cortesía

Un éxito anticipado

Bezos sabía que si quería tener éxito debía pensar en qué era lo que revolucionaría el comercio en un futuro, no podía quedarse estancado en lo que todos los que podrían ser su competencia hacían en aquel presente. Siempre confió en que el e-commerce no tardaría en causar una revolución en el mercado a nivel mundial, que sería ese el camino que lo llevaría al éxito, y no se equivocó; al darse cuenta que estaba en lo correcto, hizo crecer aún más su negocio y, aunque en ese entonces Amazon ya se consideraba un éxito, Bezos no se detuvo y decidió diversificarse, ofreciendo más que solo libros. Pronto inició a introducir más productos de venta masiva y no tan masiva, incluyendo —en su mayoría— artículos tecnológicos, y toda clase de productos, lo cual fue el detonante para que se convirtiera en el distribuidor en línea más importante del mundo.

A pesar de ello, Bezos no se olvidaba de los orígenes de su, ahora compañía; iniciar con la venta de libros era algo que quería mantener intacto, y las casas editoriales se preocupaban por posicionar sus números en la plataforma y, que al mismo tiempo fueran catalogados como los libros más vendidos en Amazon, ya que eso les daba la oportunidad de tener mayor apertura en todo el mundo.

La venta de los libros digitales, debía ser impulsada, pero para ello debía existir una manera en la que los libros digitales pudiesen ser leídos con mayor facilidad, fue así como crearon Kindle, un lector de libros electrónicos que permitía que además de leer cómodamente los libros en una pantalla, pudiesen, a través de este dispositivo, comprarlos y almacenarlos. Durante el 2014 crearon el FirePhone, el primer Smart- phone de la compañía; aunque cabe mencionar que no todo ha sido un éxito para Jeff, ya que el Fire Phone no representó más que una pérdida para la compañía; millones de dólares de pérdida y varios despidos masivos en la planta de Amazon en California, fue el saldo de dicho proyecto, suficiente para que Bezos decidiera alejarse del mercado de los smartphones.

Bezos además de iniciar la creación de productos, logró hacer que Amazon se convirtiera en la referencia del comercio electrónico a nivel mundial. Con Amazon, Bezos estaba construyendo para el futuro y, ese futuro, ya llegó.

Bezos, entre los más adinerados… del mundo

Amazon está cambiando discretamente la manera en la que persuade a sus clientes a comprar en su plataforma; la empresa minorista de comercio electrónico ha forjado en grande su reputación, actualmente han alcanzado ingresos anuales de                    USD 100 000 millones tan solo con ofrecer ofertas.

Pero esta no es la única empresa de Bezos, parte de su fortuna también se la debe a otras empresas de las cuales él es el propietario. En el 2013, Jeff adquiere uno de los periódicos más grandes e  importantes del mundo, The Washington Post, un negocio totalmente distinto comparado a la industria a la que se había dedicado por mucho tiempo. Sin embargo, los planes de Bezos con el Washington Post se orientaban a toda la experiencia que él había adquirido en la Web, asumiendo que tras la llegada de la Internet y de la era digital, el Washington Post no podía seguir siendo el mismo y debía cambiar de estrategia y enfocarse en realizar algo más digital, aunque esto implicara un margen de ganancia pequeño, en comparación a las ganancias que Amazon deja al bolsillo de Bezos.

Recientemente se registró que, con un millón de títulos vendidos en tan solo  una semana, Jeff suma a su cuenta USD 757 millones, esta es una de las operaciones más cuantiosas que la empresa a realizado en tiempo récord, esto sin contar las ventas de los demás productos que ofrece dentro de su catálogo.

Además, el magnate cuenta con una compañía espacial llamada Blue Origin, con la cual lanzan cohetes espaciales y, como ya es costumbre para Bezos, sus compañías tienen que ser un éxito, y Blue Origin no podía quedarse atrás, ya que con esta ha logrado hacer historia; a finales del 2015 su compañía lanzó el cohete New Shepard, el cual logró aterrizar a tierra verticalmente y sin daños, lo cual lo vuelve reutilizable, ahorrando varios miles de dólares a la cuenta del magnate, algo que hasta el momento no se había logrado con ningún cohete. Se planea utilizar este cohete exclusivamente para realizar vuelos comerciales de «turismo espacial» aunque aún se están realizando pruebas; de llegar a ser una realidad, esta sería la primera compañía que brindaría un servicio de turismo espacial, así es que, si a alguien se le antoja dar un paseo por el espacio, Bezos podría hacerlo realidad.

Aun así, Amazon es la compañía que contribuye en su mayoría a la riqueza de Bezos, —tomando en cuenta que Blue Origin aún necesita ser financiada y las ganancias del Washington Post aún no alcanzan las ganancias que Amazon registra—. Más de 81 millones de los títulos  que se encuentran en Amazon pertenecen a Bezos, los cuales representan un aproximado de USD 62 200 millones. Además, hasta hace poco era dueño del 18% de la compañía, pero se deshizo de un         1% de la misma, en una transacción que le dejaría USD 671 millones.

Las cifras de ingresos de Amazon son desbordantes; en el segundo trimestre del año los ingresos de la compañía fueron de USD 30 400 millones, dejando una ganancia de USD 860 millones, solo en ese trimestre.

En un día, Jeff Bezos gana cerca de USD 5000 millones; actualmente su fortuna personal asciende a USD 66 400 millones, lo cual lo convierte en el tercer hombre más rico del mundo, superado solamente por Bill Gates y Amancio Ortega.

Innovar es la clave

A pesar de que Bezos se había adelantado al futuro y logró alcanzar el éxito dominando un mercado que será rentable durante muchos años más, no ha dejado de lado la innovación. En el 2010 se abre una nueva división de Amazon, y Amazon Studios sale a la luz para competir directamente contra Netflix. Esta división de Amazon incorpora el desarrollo de programas de televisión, así como la  distribución de películas y cómics que solamente se presentan en línea. Todo el contenido es distribuido a través de Amazon Video, el cual fue creado para hacer funcionar el servicio streaming de video digital.

Incluso, antes de crear Amazon Studios, la compañía ya se involucraba en la producción de películas; en 2008 participó en la producción de la película “El niño robado” en conjunto con 20th Century Fox, de ahí nace la idea de crear Amazon Studios. Pronto llegó la oportunidad de que Amazon realizara su propia película, en 2015 compró los derechos de la película Chi–Raq al productor Spike Lee, la cual se convirtió en la primera película original de Amazon.

Amazon Studios ha ido sumando a su catálogo series de varias cadenas con las que han llegado a tener acuerdos de transmisión de distintas series, sin mencionar que también han estado trabajando en la producción de sus propias series. El catálogo que ahora ofrece Amazon Studios es suficiente como para que logre darle competencia al que hasta ahora ha sido el gobernante de la transmisión multimedia en línea: Netflix.

En un día, Jeff Bezos gana cerca de USD 5000 millones; actualmente su fortuna personal asciende a USD 89 800 millones, lo cual lo convierte en el primer hombre más rico del mundo.

Para Bezos la atención que le brinda a cada uno de sus clientes es primordial. «Nuestra visión es un mundo centrado en el cliente» menciona y, con presencia en todo el mundo ha dispuesto transporte aéreo que únicamente se utiliza para hacer más eficientes las entregas a cualquier parte del mundo. Pensando en los clientes que compran con mayor frecuencia decide crear Amazon Prime, una membresía que permite a los usuarios recibir sus envíos más rápido y hasta gratis —si estás dispuesto a recibir tu pedido después de dos días de haberlo solicitado—. Esta membresía tiene un valor de USD 99, además de ofrecerte muchos beneficios como la posibilidad de usar gratuitamente Amazon Instant Video, y ver programas de televisión o videos sin costo alguno; o bien, recibir obsequios como libros en tu Kindle, o distintas ofertas pensadas especialmente para los suscriptores del Prime. Así, existen muchos productos más que Bezos ha desarrollado bajo su exorbitante compañía, Amazon.

Bezos quiere que Amazon llegue a ser el mayor centro de comercio en el mundo, pero, al igual que su fascinación por el espacio, Bezos ha quedado encantado con el mundo tecnológico y con ello, lograr la integración de la inteligencia artificial a la sociedad, así fue como se creó Alexa, el asistente de voz de Amazon y el más reciente, Echo autoparlante que se conecta a Internet y que, a través de una aplicación controla un enchufe eléctrico conectado a WiFi para que cualquier aparato que se conecte al Echo pueda funcionar por medio del reconocimiento de voz. Este dispositivo fue lanzado en el 2015 por Amazon, y desde su lanzamiento, rápidamente se ha convertido en la bocina de audio doméstica de más alta venta en Amazon.com y uno de los productos de hardware más exitosos de la compañía. Aunque los ingresos de Amazon  fueron reportados recientemente, no se reveló cuántos Echo han vendido, lo que sí es cierto, es que la gente está poniendo a trabajar al altoparlante como asistente de compras, compañero de cocina, herramienta de automatización doméstica, entre otras.

Con estas invenciones, Bezos afirma que cada vez estamos más cerca de poder hablar y entablar conversaciones con las máquinas.

Jeff Bezos es un futurista nato, siempre busca adelantarse a los negocios e invertir en los mercados a futuro; eso es lo que le ha funcionando y lo que ha contribuido a que hoy en día sea el tercer hombre más rico del mundo. «El comercio electrónico será un amplio sector en el que triunfarán numerosas empresas al mismo tiempo con estrategias diferentes. Aquí hay lugar no para diez o cien empresas, sino para miles o decenas de miles de empresas», menciona Bezos.

El pequeño negocio que inició un día en el garaje de su casa, se ha convertido ahora en una compañía mundial que lo ha llevado a tener un éxito permanente y cumplir sus más raros deseos; como el del turismo espacial, algo que cada vez está más cerca de hacerse realidad.

Bezos ha tenido desaciertos y ha triunfado, pero la diferencia está en que ha sabido cuándo alejarse y cuándo convertir sus negocios en un éxito; ha llevado a Amazon.com a un éxito mundial a través de tres pilares importantes que se acoplan a su giro de negocio; «En Amazon tenemos grandes ideas que hemos conservado por años y son la razón de nuestro éxito: Poner al consumidor en primer lugar, inventar y tener paciencia», menciona.

Bezos ha sido catalogado como el rey del cibercommerce por la revista Time; además, ha sido catalogado «el hombre de negocios del año», en el 2012. Es un hombre con poco carisma, pero un genio por naturaleza; ya lo dice él: «Es más fácil ser amable, que ser inteligente.»

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.