La huella de una bota. Un reporte de laboratorio. Un expediente desaparecido.

Por: Katrina Onstad 

Estos fueron los componentes principales de un difícil fragmento de diálogo que Hayley Atwell estuvo repitiendo en varias tomas en el set del nuevo drama de la cadena ABC “Conviction”. No era Shakespeare, pero no necesitaba serlo: su diálogo trazaba el requerido mapa de ruta de los procedimientos legales; ya sabe, esa escena donde la gente se sienta alrededor de una mesa y trata de resolver el caso.

“¡Fiesta de exposición!”, bromeó Atwell con sus coestrellas entre una toma y otra.

Atwell, criada en Londres y quien ha actuado con la Real Compañía de Shakespeare, pronunció sus líneas a la perfección cada vez, con acento estadounidense y vistiendo piyama. Interpreta a Hayes Morrison, una abogada brillante, chica fiestera e hija de un expresidente, reclutada para investigar posibles sentencias erróneas y liberar a las personas injustamente encarceladas. (En el episodio mencionado, el verdadero lío que es su vida privada llevó a Morrison a dormir en la oficina, de ahí la piyama.)

“Conviction” es una serie televisiva al más puro estilo de las grandes cadenas: un drama de oficina sobre crímenes verdaderos y lleno de diálogos con una brújula moral constante. No es que haya algo malo en eso, pero Atwell proviene de los escenarios londinenses y los célebres dramas cinematográficos y televisivos británicos como la versión “Brideshead Revisited” de 2008 y la serie ganadora del BAFTA de 2010 “Any Human Heart”. Así que a la quinta vez que ella repitió la línea sobre la huella de la bota, surgió una pregunta sincera: ¿Qué hace una actriz como usted en un programa como este?”.

No es la primera vez que la pregunta ha parecido pertinente por la trayectoria de Atwell. Es bien conocida para el público estadounidense gracias al exitoso mundo de Marvel, donde ha interpretado a la agente Peggy Carter, en películas y en televisión. Pero como las no estrellas tendemos a imaginar que los actores célebres se sientan ante un bufet de papeles, analizando sus opciones, Atwell se burló de la suposición. Le encanta y necesita trabajar, dijo, pero la naturaleza de ese trabajo no siempre lo determina ella.

Haylay Atwell interpretó a la agente Peggy Carter en Capitán América de Marvel. Foto: Ryan Hughes Enn - The New York Times.

Haylay Atwell interpretó a la agente Peggy Carter en Capitán América del Universo Cinematográfico Marvel. Foto: Ryan Hughes Enn – The New York Times.

No lo controlo”, dijo. “No es: ‘Voy a hacer este y ese, luego saltar el charco y hacer aquel’. Podría decirle de 10 películas en los últimos años en las que me ha encantado estar”.

Ampliarse más allá de la actuación podría protegerla de las penurias de su profesión, que es, pese a su titubeo, una elección.

Atwell, de 34 años de edad, estaba en su tráiler, con los zapatos de tacón de aguja y estampado de leopardo de su personaje en el piso y su perro adoptado, una mezcla de chihuahueño y salchicha llamado Howard, acomodado en el regazo de la reportera.

Durante dos temporadas en ABC, la “agente Carter” fue un personaje encantador esencial con ratings regulares. Mientras Atwell esperaba para ver si la serie sería renovada para una tercera temporada, el guion piloto de “Conviction” aterrizó en su bandeja de entrada con un correo electrónico de cortejo de Liz Friedman, la productora y cocreadora.

Le escribí: ‘Por favor, da vida a esta mujer’”, recordó Friedman. “Sabía que ella era perfecta”.

Un salario lucrativo sería suficiente para atraer a cualquier actor a un programa de una cadena, pero Atwell se sintió cautivada por el personaje de Morrison, a quien Friedman describe como “Chelsea Clinton pasando por las gemelas Bush”. En el primer episodio, es acusada de posesión de cocaína y liberada de la cárcel después de llegar a un acuerdo con el fiscal de distrito (Eddie Cahill) y aceptar dirigir la unidad de integridad de sentencias.

Friedman había escrito para “House” y “Sherlock”, y comparó a Hayes con esos personajes principales quisquillosos y con defectos.

La actriz ahora interpreta a una abogada en la serie «Conviction». Foto:

La actriz ahora interpreta a Hayes Morrison, una brillante abogada en la serie «Conviction». Foto: Ryan Hughes Enn – The New York Times. 

Es muy importante que Hayes pueda decir cosas que son increíblemente crueles y también dé momentos de calidez en que el público vea: ‘Oh, realmente le importa’ sin que yo tenga que escribir muchos discursos sobre que es solidaria”, dijo Friedman. “Hayley puede mostrar vulnerabilidad incluso debajo de una superficie de dureza”.

Atwell mira en retrospectiva a su década como actriz ocupada con una especie de melancolía, diciendo que ha habido momentos de depresión mientras se preguntaba si tomó la decisión correcta al elegir su profesión.

Esta industria puede engendrar obsesión en uno mismo, narcisismo, una sensación muy frágil de uno mismo, y me he sentido culpable de sentir que la validación de mi público me valida como ser humano”, dijo.

Rápidamente regresó a su predeterminado amor por el arte.

Pero lo mejor de esta industria es el potencial para tener momentos de libertad de la esclavitud de mí misma, y eso es la actuación, salir de mi propio infierno, mi duda autoinflingida”, dijo.

Con este tipo de sensibilidad tan cerca de la superficie, parece incongruente que se lanzara de cabeza en una franquicia de libros de cómics, un emblema del exceso de Hollywood. Pero Atwell es ambiciosa, y cuando surgió la oportunidad de Marvel, sintió curiosidad de ver de cerca la maquinaria de gran presupuesto.

Peggy Carter es humana, no un superhéroe vengador sino una experta agente secreta de la Segunda Guerra Mundial con un lema feminista: “Sé lo que valgo”. Atwell me mostró con emoción la fotografía del tatuaje de una fan: el rostro de Atwell. “¡Eso está en su antebrazo para siempre!”.

En mayo, la “agente Carter” fue cancelada y “Conviction” recibió luz verde. Reubicada en Toronto para la grabación, afortunadamente Atwell es soltera.

Necesito enfocarme totalmente en aprender de esto”, dijo.

Aunque más equitativa para las mujeres que el cine, la televisión sigue siendo una industria dominada por hombres, y “Conviction” es el raro drama creado y dirigido por dos mujeres (con la producción de Mark Gordon). En el set. Atwell está observando y haciendo preguntas, considerando un cambio a la dirección y producción.

Apenas estoy empezando a estar consciente del grado al cual me monitoreo y me filtro porque soy mujer”, dijo. “Los tipos en mi posición, No. 1 en la hoja de llamado, no dirían ‘Lo siento’ todo el tiempo. Simplemente esperarían a que algo sucediera”.

Ampliarse más allá de la actuación podría protegerla de las penurias de su profesión, que es, pese a su titubeo, una elección.

Me encanta este mundo de contar historias”, dijo. “Hay belleza en ello, y hay verdad en ello. Una ve a una actriz como Meryl Streep y dice: ‘Se puede tener una familia, una vida y una carrera maravillosa. Todas estas cosas son posibles’”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.