Guatemala goza de una cultura de emprendimiento sumamente dinámica y con potencial de transformar al país en una “economía del conocimiento”.

Cuatro Grados Norte es ya un hub de startups de tecnología único en Centroamérica que ha producido casos de éxito como Kingo Energy e HYBRICO, quienes han levantado sumas considerables de capital de fondos de inversión extranjeros y han iniciado un proceso de expansión internacional.  SEAF y otros fondos internacionales que han invertido en startups guatemaltecas a la fecha apuestan a que Guatemala —y Cuatro Grados Norte específicamente— puede convertirse en un ecosistema regional de innovación a la altura de Ciudad de México o Medellín.

Kingo Energy es una startup guatemalteca que ofrece un servicio de energía solar de prepago a comunidades rurales que están fuera del alcance de la red eléctrica.  Desde su fundación hace 6 años, Kingo ha levantado cerca de USD 30 millones de family offices guatemaltecos, bancos de desarrollo europeos y fondos de venture capital  internacionales. Hoy Kingo atiende a aproximadamente 70 000 clientes en Guatemala; 7000 clientes en Colombia y está desarrollando un piloto comercial en Sudáfrica.

HYBRICO es una startup guatemalteca que fabrica sistemas de “energía híbrida” para torres de telecomunicaciones que se encuentran fuera del alcance de la red eléctrica o donde esta no es lo suficientemente confiable para asegurar el suministro 24/7.  Desde su fundación en 2016, HYBRICO ha levantado más de USD 10 millones y ha iniciado un proceso de expansión internacional atendiendo a los principales operadores de telefonía móvil en Latinoamérica.

Al igual que Kingo y HYBRICO, el hilo conductor de la mayoría de startups guatemaltecas es que desarrollan soluciones tecnológicas innovadoras para problemas típicos de países en desarrollo.  Un porcentaje importante de estas startups tiene potencial de escalar a nivel internacional.

Desafortunadamente, casos de éxito como los anteriores todavía son contados.  La mayoría de emprendedores guatemaltecos carecen de una red personal de contactos que pueda proporcionar financiación inicial.  Tampoco hay redes organizadas de “ángeles inversionistas” que activamente busquen oportunidades de inversión. Guatemala no cuenta con un mercado de capitales suficientemente desarrollado que incluya inversionistas institucionales como fondos de venture capital, fondos de pensiones y compañías de seguros.  La principal fuente de capital son los llamados family offices que suelen invertir en negocios tradicionales como bienes raíces y no en startups de tecnología early stage.

Guatemala contará con un fondo de capital riesgo (venture capital) para apoyar a startups de tecnología de alto potencial que estén en etapas tempranas (early stage).  Guatemala Innovation Fund será un fondo de venture capital de US$30 millones gestionado por SEAF, empresa administradora de fondos de inversión con sede en Washington DC y oficinas en 20 países especializada en invertir en pequeñas y medianas empresas en países en desarrollo.  SEAF actualmente gestiona 38 fondos por un total de más de USD 1200 millones.

Guatemala Innovation Fund invertirá en startups enfocadas en los sectores de energía limpia (cleantech), salud (healthtech), educación (edtech), productos de acceso financiero (fintech), agricultura sostenible (agtech), comercio electrónico (ecommerce) y big data.  Un 20% del fondo se reservará para inversiones en etapa de capital semilla (Seed Round) con tickets de inversión entre US$100 mil y US$ 300 mil y el 80% restante para rondas de inversión en etapas de expansión (Series A, Series B), con tickets entre US$ 300 mil y US$ 3 millones.

Paralelamente SEAF establecerá el Guatemala Entrepreneurship Center con el objeto de identificar y desarrollar un pipeline de oportunidades de inversión para el fondo; ofrecer programas de incubación y aceleración a startups guatemaltecas basados en mejores prácticas a nivel internacional; formar a emprendedores guatemaltecos para que se desarrollen como líderes; y apoyándose en la red global de SEAF; ayudar a las startups del programa a formar alianzas estratégicas con clientes, proveedores e inversionistas a nivel local e internacional.  

El Guatemala Entrepreneurship Center será operado por CEED Global, una división de SEAF dedicada a desarrollar ecosistemas de emprendimiento en países en desarrollo. CEED opera centros de emprendimiento en 11 países y ha acelerado a más de 20 mil emprendedores desde 2006.

El Guatemala Innovation Fund será dirigido por José Ordóñez, inversionista y emprendedor guatemalteco con más de 20 años de experiencia en venture capital y private equity en los mercados financieros de EEUU y Europa.  También es co-fundador o senior advisor de varias startups de tecnología.

El fondo actualmente se encuentra en fase de estructuración.  Se espera que salga al mercado en la segunda mitad del año, con un primer cierre previsto hacia finales de año.

Inspírate para tu próxima idea millonaria. Aprende de las mentes más brillantes. Suscríbete y Lee Win.

Lea ahora

Innovación y reciclaje: Startups que sacan dinero de la basura

Las siete reglas de Richard Branson para una carrera exitosa

Desarrollo comercial: Tres ideas sencillas con gran impacto

Deja tu comentario
[]).push({});

Artículos Relacionados