Los emprendedores, muchas veces inconscientemente, evitan tomar medidas que impliquen discusiones potencialmente incómodas, esto es un riesgo por muchos motivos.

Todos sabemos que los empresarios necesitan tener conversaciones difíciles de vez en cuando, con empleados, clientes, socios, inversores, entre otros. Evitar tales discusiones ralentizará, o incluso detendrá, el crecimiento de una organización. No obstante, nuestra mente puede hacer que todo parezca más complicado. Tenemos por ejemplo el caso de Joe y su líder de equipo.

Inspírate para tu próxima idea millonaria. Aprende de las mentes más brillantes. Suscríbete y Lee Win. 

Joe estaba evitando una discusión importante con el líder de su equipo. Este empleado, aunque Joe le recordó tranquilamente más de una vez, no estaba rastreando los resultados del cliente. Esta tarea es crítica para el sistema de informes, por lo tanto, la retención de clientes. Aunque es una función de su sistema de software, por lo tanto no es difícil de agregar, esta información clave faltaba constantemente en el panel de control del cliente. Por lo demás, el empleado estaba haciendo un buen trabajo.

Joe pensaba que si criticaba el trabajo de su líder, se sentiría motificado y probablemente el empleado se enojaría y renunciaría. “No puedo correr ese riesgo”, se decía a sí mismo.

Joe tuvo muchos jefes arrogantes y conflictivos, por lo que hizo todo lo que estaba a su alcance para ser el tipo de jefe que hubiera apreciado durante su carrera corporativa.

La anticipación de Joe de la reacción negativa de su colaborador está relacionada con un comportamiento común llamado proyección psicológica. Joe sufrió varias experiencias de empleador/empleado extremadamente angustiantes y estaba proyectando sus propios sentimientos en su líder de equipo. En realidad, no tenía absolutamente ninguna forma de predecir la reacción de su empleado ante una discusión que aún no había tenido lugar.

Lo que es igualmente importante es que Joe se estaba privando inconscientemente de una oportunidad para abordar los problemas responsables de su ansiedad y comportamiento actual. Resolver el problema interno beneficiaría, no solo a Joe, sino también a su negocio.

No todos compartimos la misma perspectiva

No todos actuamos, pensamos, sentimos y razonamos lo mismo. ¡Qué mundo tan aburrido sería si lo hiciéramos! Tenemos diferentes tipos de personalidad, pero lo que es más importante es que cada uno tiene una perspectiva diferente de la vida. Nuestra perspectiva individual está formada en gran medida por nuestras experiencias de vida, todas las cuales son obviamente diferentes. Es esta singularidad la que ofrece diferentes puntos de vista, sentimientos y acciones. Es casi como huellas dactilares. Si bien puede haber grandes similitudes, ¡cada uno de nosotros es único!

Observar el propio comportamiento en lugar de predecir el de los demás

Reconocer el comportamiento en uno mismo es el primer paso.

Su incomodidad en una situación dada crea un tono y una actitud que los demás perciben. Tus sentimientos activan como un mecanismo de defensa y serán estos los que determinarán las palabras y el tono en el que se pronuncian. Al transferir los sentimientos a los demás, puede generar resultados potencialmente perjudicial para el negocio. Permita que otros descubran sus propios sentimientos.

Finalmente, la etapa final es resolver los sentimientos viejos que podrían estar causando problemas en su razonamiento y comportamiento.

Se requiere de mucha honestidad y voluntad de ser autocrítico para poder evitar esta trampa psicológica.

*Con información de Inc

Lea ahora

Oficinas en medio de la calle son la última tendencia en San Francisco

Economía nómada: Desaparecen las carrera para toda la vida

4 factores críticos a considerar para aplicar a Desafío los Encuentros

Deja tu comentario

Artículos Relacionados