«Sus inventos son disruptivos, de manera hermosa»

Sir James Dyson, el diseñador e ingeniero británico, usando zapatillas deportivas, gafas azul cobalto y una voluminosa mata de cabello plateado, estaba de pie en su enorme oficina de cristal en lo profundo de la campiña inglesa la tarde de un reciente martes. Estaba aferrando un dispositivo que afirma, pudiera cambiar la monotonía de las rutinas del cuarto de baño para siempre.

Dyson asegura que ha habido cero innovación en este mercado por más de 60 años. «Millones de personas usan aparatos diariamente que son espantosamente ineficientes, desperdician su tiempo y están causándoles daño a largo plazo», dijo. «Nos dimos cuenta de que nosotros podíamos —y debíamos— solucionar esta situación».

Triunfalmente sostuvo en alto lo que parecía ser una elegante dona de plástico en color negro y rosa sujeta a un mango. «Cuatro años, 100 patentes extrañas y 600 prototipos después, pienso que podríamos haber encontrado la respuesta».

Sir James Dyson, es diseñador e ingeniero británico

Sir James Dyson, es diseñador e ingeniero británico, ha innovado en un mercado que se había vuelto monótono. / Foto: The New York Times

Conocido como el Dyson Supersonic, este dispositivo es su respuesta a una pregunta que muchos nunca pensaron responder: ¿Es posible hacer un mejor secador de pelo?

Esto quizá no parezca muy importante. Dejando de lado algunos cueros cabelludos quemados y problemas de pelo encrespado, la gente se las ha estado arreglando bastante bien con el secador de pelo estándar durante décadas. Pero, como escribió en un correo electrónico Dai Fujiwara, un diseñador de modas japonés que colaboró con Dyson en una presentación de pasarela de Issey Miyake: «Como la vida cotidiana es demasiado común, la gente, rara vez se da cuenta de que existe un problema».

Dyson, el inventor vivo mejor conocido de Gran Bretaña, es el Steve Jobs de los electrodomésticos. Ha forjado una fortuna haciendo que productos de otro modo estándar parezcan estéticamente deseables, convenciendo en el proceso a muchísimos consumidores de que realmente quieren aspiradoras inalámbricas y sin bolsas recolectoras, purificadores de aire, abanicos sin aspas e incluso robots domésticos.

«Sus inventos son disruptivos, de manera hermosa», dijo Terence Conran, el restaurador, minorista y diseñador de muebles británico. «¿Quién habría imaginado que una aspiradora sin bolsa recolectora pudiera convertirse en un símbolo de estatus altamente codiciable? Él ha hecho que otras industrias piensen diferente sobre la manera de usar el diseño, la creatividad y la innovación».

Dyson dijo que 103 ingenieros estuvieron involucrados en la creación del Supersonic, un proceso que incluyó el peinado de más de 1625 kilómetros de mechones de cabello humano y 7000 pruebas acústicas conforme los equipos abordaban tres problemas básicos: ruido, peso y velocidad.

La zona cero para el proyecto fue la instalación de investigación de Dyson, un mundo similar al de Willy Wonka en lo profundo de las ondulantes colinas de Wiltshire, con un jet de combate Harrier y un auto Mini cortado por la mitad en el estacionamiento de los visitantes.

Oficinas de Dyson en Gran Bretraña / Foto: The New York Times.

Oficinas de Dyson en Gran Bretraña / Foto: The New York Times.

Los proyectos son mantenidos bajo llave, alejados virtualmente de todos los extraños; así como de muchos dentro de los muros del recinto mismo (los cuales, como los de la vistosa fábrica de chocolates de ficción de Roald Dahl, a menudo están pintados de morado chillón).

Ed Shelton, un gerente de diseño del Supersonic, menciona que este fue el proyecto más difícil en el que ha trabajado, ya que más allá de tener que entender la ciencia del cabello, han tenido que abordar una sicología del usuario altamente subjetiva: «Créame cuando le digo que hay muchos más enfoques y ángulos sobre el secado que sobre el aspirado en el mundo. Las mujeres británicas quieren volumen. Las mujeres japonesas lo quieren alisado. Nadie quiere un cabello dañado. Y luego tuvimos que crear una flota de robots específicamente para probar eso una y otra y otra vez».

La compañía dice que la clave del Supersonic es su motor de 13 aspas de alta velocidad. Del tamaño de una moneda, el motor es lo suficientemente pequeño para caber en la base del mango del secador de pelo, en vez de estar en la parte superior del aparato, un cambio que crea su estética aerodinámica poco ortodoxa.

Aunado con la alta velocidad del motor, la fusión de las nuevas tecnologías da lugar a las afirmaciones de Dyson de que las ondas sonoras pueden operar a un nivel ultrasónico; en otras palabras, a frecuencias más altas que el límite audible superior para los humanos. También tiene boquillas a prueba de calor magnéticas y sensores de calor inteligentes para evitar quemar el cabello.

Dyson Supersonic es uno de los más recientes inventos del británico,

Dyson Supersonic es uno de los más recientes inventos del británico. Este, es uno de los proyectos más difíciles que ha desarrollado junto a su equipo, ya que tuvieron que entender la ciencia del cabello. / Foto: The New York Times.  

Dyson dijo estar aterrorizado en algún punto del desarrollo, ya que con el Supersonic tuvieron que aprender mucho; hubo muchos «primera vez» en todos los frentes, incluyendo el hecho de que tuvo que dejarse crecer el cabello para el lanzamiento.

Como con cualquier otro dispositivo Dyson, la investigación y el desarrollo no fueron baratos; la inversión, incluido un laboratorio capilar de última generación, alcanzó los 50 millones de euros (unos USD 72 millones).

El Dyson Supersonic, dado a conocer en abril, es una primera incursión en el mundo de la belleza para una compañía conocida por sus ventiladores y aspiradoras. El secador de pelo Dyson tiene su motor en el mango en vez de en la cabeza, y sus inventores afirman que es más silencioso, más seguro y más ligero que los rivales en el mercado.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.