La ciudad de Guatemala se ha convertido en un perfecto nicho para negocios de comida; desde comida rápida hasta restaurantes de tenedor, muchos de estos con gran éxito se han abierto paso en los lugares más exclusivos. ¿Cómo se logra dirigir un concepto de negocio de comida? Conversamos con Armando Araujo, quien desde muy joven se ha preparado para liderar restaurantes, los cuales hoy se han colocado en una buena posición hacia el éxito.

¿Cuál ha sido tu trayectoria y cómo lograste dirigir una empresa de restaurantes? 

Me gradué de la universidad relativamente joven; a los 21 años terminé mis estudios en una universidad en Boston. Aproveché a trabajar un año en Miami, en una compañía financiera, al cabo de ese año inicié una maestría en finanzas y negocio internacional, y al poco tiempo ya estaba de vuelta en Guatemala.  

A los 23 años ya contaba con experiencia laboral y una maestría, empecé a trabajar en el negocio familiar, un negocio de exportación de velas y jabones. Allí trabajé como gerente general durante diez años; al paso del tiempo me cansé del negocio de exportación y de trabajar en las plantas. En ese puesto llegué a dirigir a casi tres mil empleados. Luego de ganar varios premios en exportación y de la venta de una de las fábricas, decidí dedicarme por completo al negocio de restaurantes.  

El primer restaurante fue Ambia, este se montó en simultáneo cuando estaba como gerente general en la fábrica de jabones. En ese momento me dedicaba al restaurante por las noches. En diciembre de este año el restaurante cumple 15 años desde su apertura. A raíz de la creación del primer restaurante, se desarrolla el complejo donde está Ambia, ya que uno de los inquilinos del lugar dejó un local vacío y aprovechamos la oportunidad para abrir otro restaurante que no compitiese con Ambia. Así es como nace Biba, un restaurante de trattoria italiana de perfil alto. En ese momento le apostábamos mucho a una zona tan importante en la ciudad como lo es zona 14, en un terreno privilegiado con áreas verdes.  

Ambia es uno de los restaurantes más exclusivos en Guatemala. /Foto: Cortesía Ambia.

Giussepe Verdi, es un restaurante del cual decidí adquirirle la participación a un familiar y allí es donde se consolida el grupo, y se forma Finediningroup, que se convierte en el holding de las tres marcas de restaurantes dirigidas a un perfil alto.  

A finales del año pasado tuvimos la oportunidad de abrir otro restaurante Biba en el Rooftop, ha sido un punto de éxito. Para el tercer trimestre del siguiente año abriremos otro Giussepe Verdi apostando nuevamente al sector de la zona 14. Eso es un poco del pasado, el presente y futuro de la empresa.  

¿Cómo ha sido el crecimiento del grupo? 

Actualmente somos alrededor de 150 empleados. Es una empresa que ha ido creciendo despacio, pero de manera segura y sin pasos en falso, porque los conceptos y las marcas como tal no necesariamente son tan replicables; Biba lo hemos logrado replicar con la apertura de los tres restaurantes, Ambia es un concepto que no se puede replicar y estamos explorando oportunidades con Giussepe Verdi.  

¿Cómo logras liderar a tu equipo? 

Lo más funcional es dar el ejemplo, pero más allá de eso, también se trata del poder tener una política en la que se maneje un grado de confianza importante, ya que al final lo que buscamos es que los objetivos se logren en equipo. He tratado de que ninguna de las personas en la empresa, incluyéndome, quieran ponerse una medalla de oro, asumiendo que el éxito es solo de él, tenemos claro que el éxito depende de todo el equipo, desde el equipo de cocina hasta el área administrativa.  

Biba Trattoria, ubicado en el Rootop de Oakland Mall. / Foto: Cortesía Biba.

Siempre trato de estar involucrado en todo, es un negocio intenso que exige estar presente a todas horas y todos los días que los restaurantes permanezcan abiertos. A pesar de la intensidad que el negocio demanda, es un nicho interesante en el que he apostado mucho, ya que es un segmento en el que no está la masa y por ende no hay tanta oferta, pero hay una oportunidad para diferenciarse con ventajas competitivas. Al final, eso es Finediningroup, son negocios que ofrecen comida de primera calidad con una evolución de las técnicas de otras partes del mundo, de la mano de un servicio personalizado, con el personal capacitado que permiten que esta experiencia sea realmente muy enriquecedora; tanto así, que estamos trabajando arduamente por posicionar a Ambia como uno de los mejores 50 restaurantes de Latinoamérica. Creemos que Guatemala ya está lista para brillar en ese sentido. Nunca ha aparecido un restaurante guatemalteco en ese listado.  

¿Cómo has trabajado para posicionar tus restaurantes y qué posición consideras que tienen en el país? 

De las tres marcas, creería que Ambia es la marca más fuerte y la que más éxito ha tenido. Es el restaurante que tiene más sofisticación de comida, el que lleva las últimas tendencias, todos los métodos de cocción; es el que realmente está a la vanguardia y con la última tecnología. Puedo decir humildemente que ningún restaurante en Guatemala tiene las técnicas que estamos actualmente utilizando en Ambia, quizás algunas, pero no las últimas que hemos implementado. Creo que esas son las técnicas que permiten que Ambia esté posicionado en el top tres de los mejores restaurantes de Guatemala.  

 

Giuseppe Verdi está ubicado en el interior del hotel Westin Camino Real. / Foto: Cortesía Giuseppe Verdí.

¿Cómo logras inspirar a tu equipo para que se involucre en las metas de la compañía? 

Tenemos todo tipo de metas y bonificaciones por el cumplimiento de las mismas. Tratamos de mantener transparencia en todo, tanto así, que tengo alrededor de 15 trabajadores que van a cumplir diez años de trabajar conmigo; es una lealtad que tratamos de compensar brindándoles algunos derechos de préstamos y condiciones preferenciales que quizá no podrían tener en un banco; trato de ayudar a mis trabajadores lo más que se pueda.  

Brindamos varios cursos de motivación y superación personal con personas extranjeras, todo el tiempo estamos buscando qué podemos hacer. El año entrante estoy por dedicárselo al personal e invertir mucho en ellos, es una de las principales metas a cumplir para el siguiente año.  

¿Cómo identificas cuál es el momento exacto para crecer sin tomar decisiones precipitadas? 

Siempre hay proyectos y muchas ofertas para crecer, pero debemos entender cuál es al final el segmento y la clientela que se quiere abordar, porque realizar una inversión que no genere ganancias al final es algo muy complicado. No puede ganarnos la ambición, porque entonces se vuelve un tema de tener cada vez más dinero y no un crecimiento ordenado con una plataforma segura, corriendo el menor riesgo posible. 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.