Un emprendedor es aquel que se lanza de un risco al vacío, y en el camino se las ingenia para construir un avión.

El empresario y expiloto de autos de carrera Cromwell Cuestas, comparte “7 Tips” para emprendedores.

  1. Encontrar la verdadera pasión:  Un emprendedor debe investigar bien qué es lo que le gusta; qué es lo que le apasiona, lo que le levanta de la cama todas las mañanas… Debe elegir bien para que le paguen por hacer lo que le gusta.
  1.  Preparación: Prepararse en la materia es indispensable. Estudiar, investigar, viajar y conocer industrias o empresas que hagan algo similar para saber qué es lo que le va a diferenciar del resto, además de que entenderá cómo hacerlo.
  1. Tener un capital propio: Es importante que se haga o ahorre un buen capital para iniciar con financiamiento propio; sin endeudarse más de la cuenta y sin tener que vender su idea a otros socios. (Aprender “con dinero de otros” es trabajar para alguien más).
  1. El timing: Saber exactamente el momento exacto en la vida, carrera y madurez en el mercado para no salir antes ni después de tiempo. La fruta se come madura, si la comes verde no sirve y si la comes muy madura tampoco. Tiene que estar en su punto.
  1. Encontrar al mejor personal: Trabajar con el mejor personal. La selección y capacitación del personal es la clave para el éxito de cualquier negocio. Tener gente dinámica, preparada, con buena presencia; y de nuestra parte pagarles bien, darles oportunidades de crecimiento y auto realización dentro del negocio para que no se vayan. Una buena fórmula es compartir las utilidades en alguna medida con el personal, para que se sientan parte de la empresa.
  1. La “ley de oro”: En el mercado hay 4 cosas no negociables: El producto correcto; Al precio correcto; En la ubicación e instalaciones correctas; Con la promoción correcta; porque podemos tener oro en polvo, pero sin la promoción correcta no se vende.
  1. Y lo primero: Poner todo en las manos de Dios, meditar en el principio universal de dar al prójimo lo que quiero que me den a mí; es la regla de oro y hoy día le llaman servicio al cliente.

El trabajo duro, puntual, consecuente, inteligente y eficiente debe dar sus frutos. Saber leer los resultados en el mercado y en el tiempo, y nunca darse por vencidos cualquiera que sean los resultados. Para llegar a ser un gran empresario es necesario ser flexibles para reinventarse y adaptarse al mercado futuro antes de que venga.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.