Emprendimiento social de gran impacto | Revista Win

Los emprendimientos que nacieron con una vocación social o que desde su concepción procuraron hacer sus procesos sustentables, demuestran que no existe antagonismo entre comprometerse a una causa y rentabilizar.

Algunos de las startups más innovadores son incluso organizaciones sin fines de lucro, pero que reciben millones de dólares al año en ingresos.

En Win recopilamos a algunos de los ejemplos más notables alrededor del mundo.

Unicornio sustentable

El año pasado Allbirds alcanzó la improbable valuación de un mil millones de dólares y el estatus de “unicornio”, que, según el sitio estadounidense especializado en tecnología TechCrunch, solamente 418 (19/02/19) empresas propiedad de capital privado han logrado alcanzar en Estados Unidos.

Allbirds es una empresa de calzado. Se autoproclaman “los zapatos más cómodos del mundo”, no obstante, su principal atractivo son los materiales que utilizan para fabricarlos: caña de azúcar, corteza de árbol, botellas de plástico reciclado y lana. Toda su materia prima la adquieren de proveedores con procesos productivos sostenibles.

Soluciones concretas

Algunas startups han encontrado la fórmula del éxito satisfaciendo necesidades muy específicas de grupos de cliente que el mercado no había volteado a ver o que directamente ignoraba.

Handiscover es un sitio web de reserva de viajes. La empresa cuenta con muchos destinos y paquetes de viajes, no obstante, bajo un enfoque único: acomodar a personas con necesidades especiales o discapacidades.

La plataforma permite a sus clientes seleccionar alojamientos en función de sus diferentes niveles de movilidad y discapacidad física. El sitio web ofrece una amplia selección de más de 23 mil alojamientos en más de 52 países, principalmente en el Reino Unido, España, Francia y Croacia.

La empresa emergente ha logrado acumular fondos por 1.8 millones de dólares desde 2014. Fue fundada en Suecia.

Muy por su cuenta, desde su fundación en 2014, eSolidar ha estado conectando a los consumidores con causas sociales. Funciona como una tienda online y casa de subasta que permite a las organizaciones benéficas diversificar su base de recaudación de fondos. Además, es un intermediaron entre celebridades y marcas que están interesadas en apoyar a una beneficencia.

Algunas de las causas que esta startup de Braga, Portugal, ha apoyado muy en serio incluyen: bienestar social, medio ambiente, bienestar animal, apoyo a las víctimas, arte, cultura y humanidades, desarrollo internacional y derechos humanos, discapacidades, educación, apoyo a personas mayores y muchos más. La compañía ha recaudado 1.2 millones de dólares.

Caridad millonaria

En otra categoría, están las empresas que nacieron bajo un esquema caritativo y no tienen ánimos de lucro. No obstante, reportan millones de dólares en ingresos y obtienen ganancias de sus operaciones.

El ejemplo más emblemático es Kiva, quien fue pionera en microfinanciamiento en 2005. Su misión es conectar a las personas por medio de microprestamos. La compañía permite a cualquier ciudadano otorgar préstamos a empresarios y estudiantes en más de 80 países.

Los prestamistas de Kiva invierten un promedio de 2.5 millones de dólares en préstamos por semana. La compañía tiene su sede en San Francisco y tiene una oficina en Nairobi. En 2015 reportó ingresos por más de 19 millones de dólares.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados