Edgar Figueroa es el presidente y CEO de Wi-Fi Alliance, empresa con la cual ha desarrollado planes de crecimiento adoptando la visión de «Conectar a todos en todas partes».

Es importante que en un negocio —dependiendo el rubro en el que se encuentre— y en especial, si es de tecnología o está relacionado a ello, pueda manejarse una economía de escala, que quiere decir que mientras más se venda más se puedan bajar los precios. Por ejemplo; este año nuestra industria venderá tres mil millones de unidades; es decir, un poco de margen de ganancia multiplicado por tres billones aún representa un buen negocio. Los proveedores de toda la gama de tecnología han encontrado buen negocio en ello, porque se ha convertido en un negocio de volumen. 

La tecnología es un área que se mueve muy rápido; los idiomas que se utilizan para realizar programaciones constantemente están desarrollándose; una buena solución hoy, es mediocre mañana,  porque muchos ya la habrán mejorado, más aún cuando hablamos de temas de programación. 

Estar dentro de la tecnología es un juego de popularización, es algo que se ha logrado percibir en muchas otras áreas, principalmente para adquirir usuarios para que generen más alto valor para la aplicación. Para la popularización podemos empezar ofreciendo un uso gratuito para después enriquecer el uso y cargar algunos costos a los usuarios por seguir utilizando la idea que les brindaste gratis en un inicio. 

Es importante innovar constantemente. La conectividad iguala mucho a las economías, es algo que se ve en todo el mundo; mientras más conectividad hay la economía de un país puede ser más competitiva. Es bueno que en países como Latinoamérica haya más fibra para tener más potencia y traer una conectividad que es aún más rápida y rica. Innovaciones como esta hacer que los negocios de tecnología sean aún más rentables. 

Para alcanzar tus metas y llegar tan alto como desees lo importante es el trabajo duro. Hay que entender que una meta grande requiere pasos pequeños y día a día hay que trabajar en ellos. Personalmente tuve muchas oportunidades y, aunque quizá no haya sido el más inteligente dentro de una empresa o en una reunión, me comprometí a trabajar tanto o más duro en comparación a cualquier otro de los que allí se encontraban.  

Si quieres desarrollar una idea para luego venderla… Yo tuve la oportunidad de desarrollar una idea para luego venderla a una empresa muy grande, y aprendí que, muchas veces no es necesario resolver un problema demasiado grande, sino, resolver un problema que sea sumamente importante aunque sea pequeño. Para ello debemos encontrar a detalle cuál la única solución. No empieces diseñando un «Mercedez» cuando lo que se requiere es una «bicicleta» que al final resulta siendo sumamente  rentable. Muchas veces lo que necesitas es un producto muy simple, y no te das cuenta de ello sino hasta que realmente terminas de entender que la solución del problema termina siendo mucho más sencilla de lo que te imaginabas, —eso no tiene nada que ver con la inversión que tengas que hacer para desarrollarla, ya esta puede ser muy grande—. Existen excepciones en las que todo resulta ser más complicado, entonces allí sí necesitarás diseñar un «Mercedez», pero solo hasta que te asegures que esto es lo que se requiere.  

Deja tu comentario

Artículos Relacionados