Para Cyril Phan, el artista del grafiti francés conocido profesionalmente como Kongo, un proyecto que representó un obstáculo menos predecible que, digamos, permanecer seco mientras pintaba al costado de un edificio bajo la lluvia.

Por: Rachel Felder.

Más bien, decoró las delicadas partes de un tourbillon de acero inoxidable para la marca de relojes suizos Richard Mille; el reloj, que estuvo disponible en junio del año pasado, cuesta USD 800 000.

«Fue un desafío técnico fantástico, porque a veces trabajamos con elementos que miden una décima o una centésima de milímetro», dijo Mille, el fundador de la marca. «Nuestro objetivo era producir la precisión de pintar a una escala muy, muy pequeña». La compañía pasó primero seis meses creando un aerógrafo especial que controlara la distribución de ínfimas cantidades de pintura de tonos brillantes.

Reloj creado por una colaboración entre el tatuador Loic Lavenu y el relojero suizo Romain Jerome. / Foto: Reto Albertalli – The New York Times.

El proyecto parecía improbable, considerando la sensibilidad del arte callejero: atrevido, juvenil y más inmediatamente sugestivo de un entorno bohemio moderno que de la legendaria destreza suiza. Pero otras marcas están trabajando con artistas cuya técnica habitual es el grafiti o, incluso, los tatuajes en un esfuerzo por ampliar su alcance hacia una generación más joven con sensibilidades muy diferentes de las de sus mayores.

En noviembre, llegaría a las tiendas el reloj Big Bang Sang Bleu de Hublot, diseñado en colaboración con Maxime Buchi, un artista del tatuaje londinense, cuyos clientes han incluido a Kanye West. Con un precio ligeramente menor a los USD 19 000, el reloj está disponible en una edición limitada de 200 piezas. Para ayudar a promover su lanzamiento, Buchi establecerá un estudio de tatuajes temporal al mes siguiente en Miami, a tiempo para coincidir con Art Basel Miami Beach.
Y, a principios de este año, Romain Jerome lanzó una pieza de relojería con manecillas diseñadas para parecerse a las agujas que se usan en los tatuajes y correas que incluyen un diseño del artista del tatuaje francés Xoil, por USD 24 500.

Las marcas de relojes están trabajando con artistas cuyo medio habitual es el graffiti o incluso, los tatuajes, en un esfuerzo por ampliar su alcance a una generación más joven. / Foto: Reto Albertalli – The New York Times.

La tendencia está extendiéndose a precios más bajos y en otras formas. Este mes de diciembre, Shinola, cuyos relojes oscilan entre los USD 475 y los USD 1 500, abrirá una boutique en el centro de Los Ángeles donde los clientes también pueden hacerse tatuajes. Será supervisada por Scott Campbell, un artista del tatuaje cuyo trabajo adorna la piel de personales de alto perfil que incluyen al diseñador Marc Jacobs. La marca británica Mr Jones Watches está lanzando dos estilos con un diseño inspirado por el grafiti de la era de los 80, cada uno con un precio de unos USD 1 250. Y la reciente colaboración del diseñador Philipp Plein con Filfury —el artista británico Phil Robson, quien es conocido por crear obras de arte usando imágenes de zapatillas deportivas— incluye un voluminoso cronógrafo con un precio de poco más de USD 700.
Estas asociaciones apuntan, al menos en parte, al codiciado mercado de los millennials, muchos de los cuales quizá se inclinen más por comprar un reloj inteligente o simplemente revisar la hora en el teléfono.

«Parte del futuro son las personas que tienen 15, 20, 25 o 30 años de edad actualmente», dijo Jean-Claude Biver, presidente de la división de relojes de LVMH Moet Hennessy Louis Vuitton, que incluye a Hublot. «Encontramos que además de una cierta manera de usar la ropa o una cierta manera de escuchar música, están interesados en los tatuajes. Por tanto, dije: ‘Si el tatuaje es, o se está convirtiendo, en el arte del siglo XXI, no podemos simplemente dejarlo pasar’
«Si nos asociamos con un arte del siglo XXI», continuó, «esa es una forma de conectarnos con el siglo XXI».

Las colaboraciones con artistas de moda también es una forma en que algunas marcas se diferencian en un mercado atiborrado.

«Ya que somos novatos y nuevos en la industria, para nosotros era esencial dar un mensaje diferente y más innovador y contemporáneo a nuestro relojes», dijo Manuel Emch, director ejecutivo de RJ Watches, que produce a Romain Jerome. «Notamos que la mayoría de nuestros clientes tiene alrededor de 30 y 40 años —una base de clientes más bien joven— y también notamos que la mayoría de ellos comparte las mismas referencias culturales, ya sea que se trate de arte contemporáneo o de videojuegos, por ejemplo. El tatuaje es una de estas expresiones específicas del arte de esta generación».

En el caso del arte del grafiti, los precios al alza de las obras de artistas como Banksy ha conducido a clientes cada vez más ricos, muchos de los cuales también compran relojes costosos.

Diseños para el reloj Hublot de Maxime Buchi, en el estudio de tatuajes Sang Bleu en Londres. / Foto: Tom Jamieson – The New York Times.

«Las personas ricas son las que comprar el arte callejero; compran autos clásicos, y compran relojes de lujo muy exclusivos», dijo Sebastien Laboureau, un asesor de arte que se especializa en grafiti. «Cuando se es una compañía relojera y se quieren abrir nuevos medios de mercadotecnia, tiene sentido apuntar a lo que es muy relevante en el mundo del arte actualmente, que es el arte callejero y el arte urbano».

Algunos críticos han llamado a esas colaboraciones un poco forzadas, pero los artistas involucrados no lo sienten así.

«El mundo de los relojes tiene muchas semejanzas con el mundo del tatuaje cuando se es un artista del tatuaje», dijo Buchi en una entrevista reciente en su estudio en el barrio londinense de Dalston, con agujas de tatuaje que zumbaban ruidosamente sobre la piel de los clientes en el fondo. «Hay algo en el espacio realmente pequeño en que uno trabaja que es igual que cuando se hace un tatuaje».

En julio, Buchi abrió una cuenta de Instagram, llamada warchesandtatttoos, para mostrar imágenes de relojes de lujo en muñecas extensamente tatuadas. Recientes publicaciones han incluido un voluminoso reloj Audemars Piguet sobre una mano cubierta por la imagen de una cabeza de león y un Rolex Explorer de acero inoxidable yuxtapuesto con un adornado tatuaje de un gran cráneo negro. Los comentaristas en las publicaciones con frecuencia usan la etiqueta #wristporn (porno en la muñeca).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.