Bill Pyszczymuka estaba instalando un aparato de aire acondicionado en una ventana del piso superior la primavera pasada cuando se le ocurrió que había una forma de controlar la máquina sin abandonar el sofá en la planta baja: su Echo de Amazon.

Por: Brian X. Chen

Pyszczymuka, quien vive en Schenectady, Nueva York, se imaginó que el Echo —un altoparlante conectado a Internet de 180 dólares de Amazon— podía conectarse a una aplicación que controlara un enchufe eléctrico conectado a Wi-Fi. Al conectar el aire acondicionado al enchufe eléctrico inteligente, podría encender o apagar el aire acondicionado solo dando la orden por voz al Echo.

“El momento de la verdad llegó cuando pedí: ‘Alexa, enciende el aire acondicionado’”, dijo. “La unidad emitió un bip arriba, y Alexa me dijo: ‘Está bien’. Pensé que estaba más que bien. Era genial”.

Pyszczymuka es parte de una prolífica comunidad de manipuladores aficionados del Echo que están usando el altoparlante inteligente para mucho más que reproducir música. Desde que Amazon lanzó el Echo en el 2015, rápidamente se ha convertido en la bocina de audio doméstica de más alta venta en Amazon.com y uno de los productos de hardware más exitosos de la compañía. Aunque Amazon, que reportó ingresos recientemente, no ha revelado cuántos Echo ha vendido, la gente está poniendo a trabajar al altoparlante como asistente de compras, compañero de cocina y herramienta de automatización doméstica.

Sin embargo, hacer del Echo un altoparlante más inteligente no es intuitivo. Y, si los consumidores no realizan algo de investigación o manipulación, el asistente virtual de Amazon, Alexa, puede parecer carente de capacidades comparado con Siri de Apple y el asistente de voz de Google. Eso es porque la base de datos de Alexa no es tan madura o completa como otras que han estado en el mercado más tiempo.

Así que, recientemente revisité al Echo para desenterrar algunos de los mejores consejos para sacar el mayor provecho de Alexa. He aquí un resumen.

—Una bocina de audio más inteligente

Empecemos con lo básico: los consumidores pueden hacer de su Echo un reproductor de audio más moderno metiendo mano en algunas configuraciones. Por defecto, el Echo reproducirá música de la biblioteca musical en streaming de Amazon. Pero Amazon recientemente permitió a la gente cambiar el reproductor de música predeterminado a servicios de streaming más populares, como Spotify y Pandora.

Para cambiar el reproductor de música predeterminado, abra la aplicación de smartphones de Alexa. Después, seleccione Configuraciones, entre en Música y Medios, y luego en Elegir Servicios de Música Predeterminados y elija Spotify como biblioteca musical predeterminada o Pandora como servicio de estaciones predeterminado. Así, ya no tendrá que decir “Reproduce Radiohead en Spotify” o “Reproduce Radiohead en la estación Pandora”; simplemente puede decir “Reproduce Radiohead” o “Reproduce estación de Radiohead” y el Echo reproducirá la música de su servicio favorito. (El Echo no da soporte a Apple Music ni a Google Play.)

Otros trucos de audio incluyen la capacidad de pedir a Alexa que reproduzca podcasts específicos; intente dar una orden de voz como “Alexa, reproduce ‘Fresh Air’” (el programa de la cadena pública estadounidense NPR) o “Alexa, reproduce ‘This American Life’” (también de NPR). Una función a menudo olvidada del Echo es su capacidad para reproducir estaciones de radio en vivo de todo el mundo. Solo pídale a Alexa que reproduzca su estación de radio favorita dándole su sigla, como KQED, y el Echo la transmitirá en streaming.

—Su asistente de cocina virtual

Los manipuladores aficionados del Echo lo han estado poniendo a trabajar en sus cocinas. Una razón: se puede convocar a Alexa sin tocar el dispositivo, lo que le vuelve extremadamente útil mientras uno prepara comida o retira los platos.

Pruebe los siguientes consejos básicos para familiarizarse con Alexa en la cocina: luego de meter un pastel o un asado al horno, pídale a Alexa que fije un cronómetro. ¿Necesita ayuda para triplicar una receta? Pídale a Alexa que haga las cuentas (“Alexa, ¿cuánto es 127 por 3?”). ¿Necesita saber cuántas cucharadas hay en una taza? Pídale a Alexa que haga la conversión.

—Explorar la casa inteligente

Ahora que está bien aclimatado con Alexa, considere algunas modificaciones avanzadas, como configurar al Echo para que controle distintas partes de su casa, incluyendo el termostato y las bombillas eléctricas. Esto requerirá comprar más equipos.

Un producto útil que debe comprar para ampliar la utilidad del Echo es el Smart Plug de TP-Link de 25 dólares, un enchufe eléctrico conectado a Wi-Fi. Puede usarse para encender o apagar un equipo que haya enchufado a él, como una lámpara o un ventilador portátil; o, si es usted una persona creativa como Pyszczymuka, a un aparato de aire acondicionado.

Configurar el Smart Plug requiere algunos minutos. Yo enchufé una lámpara de buró al Smart Plug, después descargué la aplicación para smartphone gratuita Kasa, la cual detectó el Smart Plug y lo conectó con mi red de Wi-Fi.

Después abrí la aplicación para smartphone de Alexa, agregué la “habilidad” de Kasa (las aplicaciones de terceros para Alexa son llamadas habilidades) y conecté a Alexa con mi Smart Plug. Subsecuentemente di a la lámpara un nombre amigable: lámpara de buró. Ahora, en la noche puedo decir “Alexa, enciende la lámpara del buró” para que ilumine la recámara antes de que yo avance por el pasillo.

Otro uso genial de Alexa es la forma en que puede controlar un termostato inteligente, lo cual probé con mi termostato Honeywell controlado por Wi-Fi. En la aplicación de Alexa, agregué la “habilidad” de Honeywell y después busqué el termostato y lo etiqueté Honeywell. Al decir “Echo, programa el Honeywell a 26.7 grados centígrados”, el calefactor se puso a esa temperatura. (Alexa también funciona con otros termostatos inteligentes como el Nest y el Ecobee 3.)

—Probar habilidades

¿Busca más cosas que hacer con el Echo? Abra la aplicación de Alexa y agregue estas tres habilidades: Programas de TV, El Cantinero y Uber.

Después, la próxima vez que esté recorriendo canales tumbado en el sofá, pida a Alexa algo así como “Pregunta a la guía de programas a qué hora sale al aire ‘Last Week Tonight’”, para averiguar el horario del programa. (La respuesta: el domingo a las 11 de la noche, hora del este, en HBO).

O cuando esté probando una nueva receta de coctel, dígale a Alexa: “Pregúntale al cantinero cómo hacer un Manhattan” para recibir una lista de ingredientes e instrucciones. Y cuando se esté poniendo los zapatos y preparándose para salir, diga: “Alexa, pide a Uber que solicite un UberX” para llamar a un auto a su casa.

¿La desventaja de formar un lazo con el Echo y Alexa? Usted deseará que puedan ayudarle en todo, en todas partes; incluso para presentar un informe de gastos sobre la marcha o para bajarle el volumen a un compañero de trabajo ruidoso. Al menos, siempre tendrá una amiga que le espera en casa.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.