John Lemon surgió de una pregunta que se escucha del cliente, normalmente en cafeterías y restaurantes frente al mostrador frío: ¿tienen alguna bebida natural? Y claro, ¿quién no recuerda la limonada fresca para el almuerzo?

Preparada completamente con ingredientes naturales, frescos y locales, esta limonada busca no solamente ser la limonada que tomábamos de pequeños, sino al mismo tiempo buscar la forma de darle un nuevo “twist”: cada trago es lo suficientemente ácido para sentir el sabor del limón sin rastros de sabores artificiales, y además tiene notas adicionales de sabor en cada una de sus tres presentaciones: menta, fresa o sandía; y en los casos de fruta, ¡incluso pequeños trozos!

El nombre, John Lemon, no deja de provocar sonrisas al descubrirlo. La marca está cubierta de pequeños detalles (cada nombre inspirado por una canción de Lenon) que buscan agregarle valor a la ya sorprendente experiencia de tomar, mezclar, y disfrutar de un trago de limonada que se siente hecha en casa, pero se obtiene embotellada en distintos cafés, quioscos y restaurantes en la ciudad de Guatemala. En una práctica y portátil presentación de 11 onzas, es el acompañamiento perfecto para cualquier comida, o justamente la bebida fresca que buscas en un día caluroso o luego de una noche larga.

Deja tu comentario
[]).push({});

Artículos Relacionados